Masaje circulatorio

El masaje circulatorio es el que se efectúa para favorecer y activar el riego sanguíneo, ayudando a la eliminación de toxinas y mejorando el intercambio de gases y nutrientes. Mejora el retorno venoso del cuerpo, mediante maniobras ascendentes desde el pie en dirección al corazón.

Actúa directamente, a través de un efecto mecánico por medio de maniobras que se realizan sobre los vasos, e indirectamente, por estimulación de las terminaciones neuromotoras de los vasos.

Masaje circulatorio

Masaje circulatorio

La aplicación del masaje sobre el sistema circulatorio va a influir en la intensificación del reflujo linfático y sanguíneo desde la zona trabajada, así como en la ampliación de la red periférica arterial, lo cual aumenta el flujo sanguíneo arterial y activa la circulación general, de forma que se establece una nueva distribución de la sangre desde los órganos internos hacia los músculos y piel.

Por otra parte, el masaje actúa sobre la sangre aumentando el número de glóbulos rojos en el organismo, de modo que será adecuado en casos de anemia.

En definitiva, el masaje circulatorio tiene una acción directa a nivel arterial, venoso y linfático.

Sistema linfático

Sistema linfático

En este masaje acompañamos con aceites esenciales de romero, ciprés, menta y siempreviva que trata la retención de líquidos, activa la circulación y aligera las piernas cansadas.

Ayuda a mitigar la pesadez teniendo una acción relajante y refrescante.